Año CXXXVII Nº 49221
La Ciudad
Política
Información Gral
El Mundo
Opinión
La Región
Policiales
Cartas de lectores



suplementos
Ovación
Turismo
Mujer
Economía
Escenario
Señales


suplementos
ediciones anteriores
Turismo 27/08
Mujer 27/08
Economía 27/08
Señales 27/08
Educación 26/08
Autos 24/08
Salud 23/08
Estilo 19/08

contacto

servicios
Institucional

 domingo, 03 de septiembre de 2006  
Cuidado del medio ambiente

Una problemática que comenzó como una cuestión regional, terminó en los tribunales de La Haya, gracias a que personas comprometidas con el medio ambiente y la salud decidieron actuar. Habría que reconocer que no es sólo una cuestión que nos compete a los argentinos; las consecuencias de la desatención del cuidado de la naturaleza se padece a nivel mundial.

La mayoría está en contra de la construcción de las papeleras aunque algunos grupos desestiman inconvenientes o consecuencias nocivas, centrándose sólo en los beneficios de contar con una nueva fuente de trabajo. ¿Por qué ese apasionamiento que nos lleva a tomar partido sobre injusticias distantes (sin desestimar su importancia) y nos cuesta tanto trasladarlo al ámbito en el que vivimos?

Nos jactamos de saber qué países europeos son más limpios que el nuestro, incluso vemos con admiración que se los multen si no cuidan la limpieza de sus ciudades, y no somos capaces de llevar a la práctica un hábito que nos favorecería a todos. Nos conformamos con una postura costumbrista para no cambiar nada.

Hechos de tanta relevancia como la construcción de las papeleras en Fray Bentos debería llevarnos a tomar conciencia y conversar con nuestros hijos sobre las ventajas de vivir en una ciudad limpia, de pasear por un parque o una plaza y dejarlo en condiciones de ser admirado y disfrutado por todos, de visitar un lugar turístico y reconocerlo como patrimonio cultural. Respetar un espacio público es respetar a los conciudadanos, a los turistas y también a nosotros mismos. O sea, manifestar que somos personas educadas y respetuosas. Es ser ciudadanos.

Ese tiempo que dedicamos a recrearnos con nuestros hijos, puede convertirse en óptimo para dialogar con ellos respecto de un tema relegado, y probar con nuestro ejemplo que no sólo somos personas de buenas intenciones, sino protagonistas del progreso y la buena educación.

Alicia Caporale

Licenciada en educación

aliciacaporale@hotmail.com
enviar nota por e-mail
contacto
Búsqueda avanzada Archivo




  La Capital Copyright 2003 | Todos los derechos reservados