La Capital
Archivo Buscador: Avanzada  
Restaurantes Profesionales
Año CXXXVII Nº 49331
La Ciudad
Política
Economía
Información Gral
Opinión
El Mundo
La Región
Policiales
Cartas de lectores



suplementos
Ovación
Escenario


suplementos
ediciones anteriores
Turismo 17/12
Mujer 17/12
Economía 17/12
Señales 17/12
Educación 16/12
Estilo 16/12
Salud 13/12
Autos 30/11
Página Solidaria 29/11
Chicos pero grandes 11/11

contacto
servicios
MDLC





 viernes, 22 de diciembre de 2006  
candi
Charlas en el Café del Bajo
-Como consecuencia de hacer mención en esta columna a gente e instituciones que trabajan por el bien del prójimo, hemos recibido una carta de una lectora que solicita mencionemos en esta columna a un grupo de bellas personas que, con mucho esfuerzo y con la herramienta de la simple palabra, llevan adelante un hermoso proyecto.

-¿De qué se trata?

-Reproduzco la carta que nos manda nuestra amiga Liliana: "Me parece muy interesante el tema de resaltar la labor de la gente que trabaja por el bien del otro. Entre tantas noticias tristes que se leen periódicamente, es bueno encontrar luces en las sombras, como hizo mención usted en una de sus charlas. Le quiero contar que por esas cosas que a veces inesperadamente nos suceden en la vida y que no son más que voluntad de Dios, el viernes 8 de diciembre fui invitada a compartir una reunión con los internos del Neuropático Rosario, a la que concurrí con mi hija. En ocasiones, cuando uno asiste a estos lugares, lo hace con cierta expectativa y pensando si tendrán ganas de recibir o de charlar un poco, pero nos abrieron sus brazos y su corazón y nos mostraron toda su riqueza interior. Esta gente (pacientes internados) lleva adelante un trabajo meritorio, coordinados por la licenciada en psicología, Cristina Althaus, que fue quien nos invitó. Editan un pequeño diario llamado "El Nuevo Heraldo". En sus redacciones reflejan sus sueños, recuerdos y esperanzas en una vasta producción de informes, poesías, relatos, comentarios de actualidad sobre cine, música, pintura, turismo y deporte. Es una forma de desenterrar un mundo a través del lenguaje. Están muy orgullosos de llevar adelante esta tarea...".

-A veces pienso, Candi: ¿Cuántos tesoros escondidos, cuántas cosas que el hombre en su cotidianeidad no advierte?

-Pero escuche lo que dice la lectora, por favor: "...Reclaman amor en cada una de sus acciones, necesitan recibir, pero también necesitan dar. Quieren mostrar lo que saben hacer, quieren decir y ser escuchados, cada uno tiene una historia que necesita reconstruir, prodigan su cariño y agradecen una y otra vez nuestra presencia, dejando ver su corazón herido por la lanza mortal de la soledad. Es difícil trasmitir con palabras la emoción de haberlos conocido, es difícil controlar el latido del corazón y las lágrimas cada vez que se acercaban a besarnos. Compartimos con ellos dos horas y media, durante las cuales se presentaron, hicimos una rueda y nos contaron chistes, nos cantaron muchísimas canciones de las cuales hubo una que me pareció como una manifestación de lo que les pasa: •La balanza del bien y del mal', que en su estribillo dice: •¿Quién maneja la balanza del bien y del mal?'. Pudimos apreciar la solidaridad entre ellos. Estamos agradecidas de haber estado allí y si los tuviéramos que definir en pocas palabras diríamos que son testimonio de amor. Desde acá y por su intermedio, Candi, les mando un gran beso a todos. Liliana".

-Bueno, agradecemos a la lectora que nos envió esta carta y nos hizo conocer un poco de ese rico mundo que se desarrolla detrás de ciertos muros, pero que clama por trascender. ¿Las últimas palabras, Candi?

-Primero un fraternal saludo a las muchachas y muchachos del Neuropático y en especial a los que editan el Nuevo Heraldo. Si alguien del nosocomio puede, que por favor les haga llegar esta columna. Después decir que me quedé pensando en esa canción, creo que es de Lerner, y en la que se pregunta quién maneja la balanza del bien y del mal. ¿Quién permite que me duerma o que muera quizás? De una u otra forma, amigo mío, yo también con frecuencia me pregunto lo mismo. A veces creo tener la respuesta, a veces se me aleja hasta desaparecer en el infinito. ¿Quién permite que me duerma o que muera quizás? Pero hay también otra pregunta y muchas respuestas: ¿quién permite que despierte o que renazca quizás? Faltan pocas horas para la Navidad, para la celebración del nacimiento. Hablaremos de eso mañana y pasado.

Candi II

candi@lacapital.com.ar




clima mas
Mín 18º - Máx 33º
nubosidad-variable.gif

la frase del día
"Montados en el reclamo (de 2001) vinieron los golpistas, y los golpistas eran Duhalde y Alfonsín".
Elisa Carrió
Titular del ARI
Ver noticia


tapa edición impresa

la foto del día ampliar foto
ampliar foto

humor mas humor
ampliar

horoscopo mas
Capricornio - 22/12 al 19/01
horoscopo


     Tráfico medido por Certifica.com
La Capital Institucional Red Comercial
Copyright 2003 | Todos los derechos reservados