Año CXXXVII Nº 49249
La Ciudad
Opinión
Policiales
La Región
Información Gral
El Mundo
Política
Cartas de lectores



suplementos
Ovación
Turismo
Mujer
Economía
Escenario
Señales


suplementos
ediciones anteriores
Educación 30/09
Salud 27/09
Página Solidaria 27/09

contacto

servicios
Institucional

 domingo, 01 de octubre de 2006  
Cocinas: sabores de vida

Mi querida amiga, el uso de ciertos ingredientes y hierbas aromáticas en la cocina da un sabor especial a los platos preparados tanto con pollo o carne, como con mariscos y pescados.


Pollo aromático
Ingredientes:

  • 1 pollo

  • 1 cucharada de harina

  • 1 cucharada de manteca

  • 1 cucharada de aceite

  • sal y pimienta

  • 2 cebollas

  • 2 tomates

  • 1 cebolla de verdeo

  • 150 gramos de panceta ahumada

  • 500 c.c. de vino tinto

  • hierbas aromáticas

    Quítele la piel al pollo, córtelo en presas y páselas por la harina que habrá condimentado con sal y pimienta. Ponga en una cacerola (es ideal para hacer al disco) la manteca y el aceite y dore allí las presas de pollo. Agregue las dos cebollas cortadas en rodajas, la cebolla de verdeo, los tomates cortados y la panceta ahumada cortada en daditos. Vierta el vino y las aromáticas y continúe la cocción a fuego moderado hasta que el pollo quede tierno. Si le gusta, puede añadir un pocillo de pasa de uvas o champiñones. Puede acompañar con arroz blanco o un puré de papas rústico.


    Pulpo al romero
    Ingredientes:

  • 1 kilo de pulpo

  • 1 ramita de romero

  • 1 pocillo de aceite

  • 1 diente de ajo

  • albahaca

  • 2 cucharadas de puré de tomate

  • sal y pimienta al gusto

    Lave y troce el pulpo. En una cacerola vierta el aceite, el ajo pelado, el romero y las hojas de albahaca para perfumar. Añada el pulpo y cocine a fuego lento. Cocine unos 15 minutos aproximadamente y añada el puré de tomate diluido en dos cucharadas de agua. Cocine una hora a fuego lento hasta que la salsa reduzca a un cuarto de su cantidad inicial.
    Había una vez...
    Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Luego se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda piedra. Algunos simplemente la rodearon. Muchos culparon a la autoridad por no mantener los caminos despejados, pero ninguno de ellos hizo nada para sacar la piedra del camino. Un vecino del pueblo que vivía en el sitio más descampado pasaba por allí exhausto con un fardo de leña sobre sus hombros y la vio. Se detuvo, luego se aproximó a ella, puso su carga en el piso trabajosamente y trató de mover la roca a un lado del camino.

    Después de empujar y empujar hasta llegar a fatigarse mucho, con gran esfuerzo, lo logró. Mientras recogía su fardo de leña, vio una pequeña bolsita en el suelo, justamente donde antes había estado la roca. La bolsita contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey diciendo que el premio era para la persona que removiera la roca como recompensa por despejar el camino.

    El campesino aprendió ese día que cada obstáculo puede estar disfrazando una oportunidad, tanto para ayudar a los demás como para ayudarse así mismo.

    eandreini@lacapital.com.ar
    enviar nota por e-mail
  • contacto
    Búsqueda avanzada Archivo


    Ampliar FotoFotos
    Ampliar Foto




      La Capital Copyright 2003 | Todos los derechos reservados