Cartas de lectores
Año CXXXVII Nº 49186
La Ciudad
Política
Información Gral
El Mundo
Opinión
La Región
Policiales
Cartas de lectores



suplementos
Economía
Escenario
Ovación
Señales
Turismo
Mujer


suplementos
ediciones anteriores
Educación 29/07
Autos 27/07
Salud 26/07
Estilo 22/07
Página Solidaria 19/07

contacto

servicios
Institucional



 domingo, 30 de julio de 2006  
El fin de la fumata pública

Escribo en respuesta a la carta de lectores "Seguimos con los fumadores" (27/07/06) firmada por Adrián Walter Ciesco. En la misma el autor descree de los efectos nocivos del cigarrillo sobre su cerebro y a la vez atribuye el hábito de fumar a una cuestión social. Contrariamente a las creencias populares, el cigarrillo tiene severos efectos sobre el cerebro, bien documentados por investigadores de todo el mundo. Un ejemplo es el artículo publicado por investigadores de la Universidad de la Ucla (Los Angeles, California), donde se detalla el progresivo e irreversible daño de áreas neurológicas que afectan el control emocional, el sueño, el estímulo sexual y hasta la predisposición a desarrollar convulsiones. Por otra parte, el hábito de fumar predispone a ingerir alcohol y otras sustancias prohibidas. El autor reclama por sus derechos como fumador. Nadie le prohíbe fumar, simplemente se ha reglamentado la autodestrucción pública. Por definición, un adicto es aquel que es dependiente, desea abandonar el hábito y se hace tolerante a los efectos de una droga. Aquí en Estados Unidos nadie fuma en público, lo que ayuda a muchos fumadores a tentarse menos. Y lo digo porque yo he dejado de fumar desde que vivo aquí. No sabe lo mucho que ayuda el hecho de que nadie fume alrededor suyo. Y ni hablar del daño que se le ocasiona a los desafortunados testigos de su puchito habitual. Por último, le recuerdo que la ley antitabaco, como tantas otras prohibiciones, fueron concebidas para proteger a la población, y debería disminuir el consumo del producto. Y lo hará. Por favor, cesen con el constante pedido de un punto medio entre la prohibición absoluta y la anarquía tóxica. Se terminó la fumata pública. Es la ley.

Gustavo Cumbo Nacheli (Estados Unidos), DNI 26.398.677

gus379@hotmail.com


enviar nota por e-mail
contacto
Búsqueda avanzada Archivo



  La Capital Copyright 2003 | Todos los derechos reservados